LA ORALIDAD EN EL PROCESO PENAL BOLIVIANO

La oralidad aplicada en los actos procesales en dentro del sistema judicial penal boliviano, trajo como consecuencia la abreviación en el trámite de los juicios, en especial en la producción de la prueba testifical, puesto que el Tribunal o Juez de Sentencia tiene contacto directo con el imputado, la víctima y los testigos de cargo y descargo, así como con los operadores de justicia, como ser los abogados defensor, acusador, fiscal.

Con el cambio del sistema procesal inquisitorio al acusatorio que rige con la Ley 1970 de fecha 1999, trajo como consecuencia cambios importantes en el sistema judicial penal boliviano, porque hasta el año 1999, el juez ejercía las funciones de investigador y también juzgaba; con el sistema acusatorio son otros funcionarios los que investigan bajo la dirección del Ministerio Público y el Juez o Tribunal de Sentencia después de que las partes tanto imputado, querellante y Fiscal, expongan oralmente sus fundamentos , produzcan medios de prueba documentales, testificales, periciales, etc., previa deliberación emitirán una sentencia, la misma que puede ser absolutoria, condenatoria o de declaratoria de inocencia.

La oralidad que en un primer momento fue el elemento más importante en el proceso penal boliviano y que trajo la esperanza a las víctimas o personas que con el anterior sistema tenían que tramitar años de años sus juicios penales, hoy en día ha sido distorsionada por los operadores de justicia, quienes haciendo una mala aplicación de la ley penal adjetiva, interponer incidentes en audiencias, sin fundamentos.

Con la esperanza de que a futuro se realicen modificaciones a la Ley 1970, con el aporte de los operadores de justicia para la correcta aplicación de esta norma y que el Organo Legislativo tome en cuenta los proyectos de ley modificatorios a la Ley 1970.